Hace aproximadamente siete años, el uno de noviembre de 2013, daba comienzo una de mis mayores aventuras: Tatilei. En aquellos entonces sólo quería crear un pequeño negocio de productos hechos a mano para mamás y bebés, y poco a poco fue creciendo y mutando hasta convertirse en lo que hoy es, un pequeño negocio de joyería personalizada y servicios a empresas. Pero todo lo que tiene un principio tiene un final, y con todo el dolor de lo más profundo de mi corazón hoy debo anunciar que este es el final de Tatilei.

Atrás quedan tantos y tantos momentos que lo único que puedo deciros a todos es muchas gracias por haber estado ahí, por haber confiando en Tatilei para vuestros recuerdos más personales. Gracias por haberme hecho partícipe de alguna forma de vuestras vidas. He llorado y reído con vosotros, he amado y he perdido a vuestro lado. He sentido vuestras alegrías y vuestras penas como si fueran parte de mi familia. Porque para mí, al igual que para vosotros, cada pieza que ha salido de Tatilei es y ha sido única.

Pero las circunstancias mandan, y a día de hoy es imposible continuar la actividad de Tatilei. Seguiremos activos hasta el lunes 31 de agosto de 2020, y después… nada.

Tendremos la web al 50% hasta entonces con el cupón ADIOS 

Por eso, sólo me queda despedirme como gerente y fundadora de Tatilei y daros nuevamente las gracias por haber estado a mi lado en este maravilloso viaje. Hasta siempre.